Los primeros días...

Los primeros días en la alimentación complementaria resultan de un estrés tremendo para las familias, y más si se ha elegido el método de BLW.


Se elige un momento tranquilo para poder empezar, esperando a que todo salga perfecto, y una vez pasa esto, aparecen mil dudas de por dónde empezar, cómo empezar y cómo ofrecer los alimentos.


En este post trataremos de dar alguna ideas clave para mejorar la confianza en estos momentos del INICIO


ES fundamental tener en cuenta que los bebés deben estar preparados para iniciar la alimentación complementaria y por tanto no es cuestión de que cumpla exactamente los 6 meses y al 6º y un día empezar. Quizá sea a los 5 meses y tres semanas, o quizá sea a los 6 meses y dos semanas o incluso más tarde. NO te fijes tanto en la fecha sino en el proceso.


Los bebés deben sentarse solos con ayuda
Pasarse alimentos de una mano a otra
Que haya desaparecido el reflejo de extrusión
Interés por los alimentos

Una vez tengamos identificadas estas señales, ¿por qué tipo de alimentos debemos empezar?


La respuesta es bien sencilla: POR CUALQUIERA, evitando los propios que no deben ofrecerse en esta etapa (miel, frutos secos, acelgas, espinacas, leche o yogures, azúcares y alimentos superfluos y sin interés nutricional).

Esto responde a que podemos empezar probando frutas y verduras, con una textura que pueda deshacerse entre la lengua y el paladar y el tamaño mayor al de su mano, a modo de palitos para que los pueda coger con facilidad.

¿Cuál es el problema? El mayor problema que nos encontramos es que los bebés al inicio tienen mucho interés pero tienen que ir adquiriendo las habilidades necesarias para coger con eficacia.

Es por ello que, los alimentos que son jugosos o ricos en agua les resulta más complicado de coger y se les escurren. La opción que podemos elegir es tratar de ofrecer una parte con piel para que no se le escape.

Además, al principio cogen el alimento con ambas manos, aunque siempre hay una con la que tienen más destreza. Poco a poco esto irá cambiando y lo cogerán con una mano u otra ( las habilidades de las que hablábamos)


¿EMPEZAMOS UNA SEMANA CON VERDURA Y LA SIGUIENTE CON FRUTA?

Esta es una pregunta más que habitual entre las familias, y en realidad se debería introducir alimentos de diferentes tipos y no necesariamente hacer una semana en exclusiva de un alimento en concreto. Sin embargo, si es importante ofrecer durante esta primera etapa, alimentos cocinados al vapor evitando preparaciones como hamburguesas y croquetas. De esta manera nos resultará más fácil identificar si hay algún problema con algún alimento en concreto.


¿CUÁNTAS INGESTAS DEBE REALIZAR?

Los primeros días e incluso las primeras semanas son momentos para reconocer los alimentos, jugar con ellos, familiarizarse e ir adaptándose, por ello, con dos ingestas podría ser suficiente. La cena es la ingesta que puede saltarse y más adelante, en torno a los 8-9 meses, ir introduciéndola.


¿Y SI NO COME NADA?

Keep calm, no pasa nada. La lactancia es la principal fuente energética para el bebé y es ésta la que debe prevalecer hasta los 12 meses.


¿TENDRÁ CARENCIAS NUTRICIONALES?

Teniendo en cuenta que los bebés estarán alimentados principalmente de leche o bien materna o artificial no deben existir carencias energéticas (hasta los 12 meses) pero si existe un requerimiento de hierro que la leche no puede ofrecer, por lo que es importante ir introduciendo alimentos ricos en hierro en las siguientes semanas.


¿Y LOS ALIMENTOS CON ALÉRGENOS?

Justamente durante las primeras semanas sería interesante ir introduciendo alimentos como el huevo, el gluten, etc, dejando tres días entre alimentos para poder reconocer si existe alguna reacción alérgica. Está descrito que cuanto antes se ofrezcan estos alimentos menor probabilidad de desarrollar alergias. Así que ánimo!


A modo de resumen: pueden comer de todo (menos los alimentos mencionados anteriormente) desde el momento 0, combinando alimentos pero evitando preparaciones  (ojo, ¡qué hablamos de los primeros días!). Observa como se comporta tu bebé y evoluciona con él. Tienen el paladar virgen, aprovecha.

Lydia Micó

Dietista-Nutricionista