EL HORARIO DE LAS INGESTAS


Cuando se empieza con la alimentación complementaria, según algunos pediatras, es necesario empezar el día con una papilla de cereales (primero sin gluten y una semana después o dos con gluten) y dar merienda en forma de puré de frutas. Es decir, dos ingestas, que deben progresivamente aumentar a dos purés de frutas en las siguientes semanas evitando algunas frutas que tienen mayor probabilidad de generar reacciones alérgicas (MITO, que ya aclararemos en otro post). Estas son las indicaciones que me entregaron en el servicio de pediatría de atención primaria cuando Júlia tenía 4 meses, para que me lo fuera estudiando y poder empezar en torno a los 6 meses, antes de la revisión de esta edad. Ahora bien, me preguntó cuándo quería empezar y con qué tipo de alimentación. A lo que le respondí sorprendida que hasta los 6 meses o cuando Júlia estuviese preparada y empezaríamos con BLW. Él me respondió que era preferible empezar con las pautas que me entregó y poco a poco pasarme al BLW.


Debemos tener en cuenta que el sistema digestivo de los bebés es aún inmaduro cuando empieza a alimentarse con alimentos diferentes a la leche. Por lo que, si ofrecemos papillas existiendo mayor volumen de alimento, podemos identificar más sensación de pesadez por parte del bebé, inquietud, dificultad para dormir, etc. Vaya, posiblemente le estemos dando más alimento del que necesite y su sistema digestivo pueda gestionar de forma correcta.

Elijas el método que elijas, es importante centrarte en el apetito del bebé y observar las señales que nos darán las pistas de si es demasiado alimento el que le estamos ofreciendo, así como la tolerancia a los mismos. Bien es cierto que con el BLW existe mayor control del apetito por parte del bebé, que es el que explora y come en base a su apetito. Ahora bien, hay que darle algo de tiempo para comer. Si eres una mamá o un papá que come a la velocidad de la luz, no pretendas que el bebé haga lo mismo, ellos tienen su ritmo, y están jugando. Por lo que, es posible que vean una mosca, la estén mirando y luego vuelvan a comer, básicamente lo mismo pasa con la lactancia.


Y si tenemos en cuenta el tiempo que requieren para comer, también es importante saber que las ingestas van a ir aumentando progresivamente con la edad, sus requerimientos también lo hacen. Se puede empezar por dos ingestas, almuerzo y comida, en el que vamos introduciendo los alimentos y comprobando tolerancia. Poco a poco vamos aumentando las ingestas, incluyendo una merienda y sobre los 9 meses esa merienda puede ser únicamente una merienda o ser una merienda-cena, y a esto me refiero que sea más completa (incluyendo todos los grupos de alimentos). No implica que deban ser 5 ingestas al día, ni para ellos ni para nosotros si quiera. Las ingestas que se hagan que sean de calidad nutricional y calidad humana.


DESAYUNO

El desayuno para muchas familias debe ser justo al levantarse el bebé de dormir, con prisas para llevarlos a las escoletas, ¿esto debe ser así? Pues depende. Depende de cada bebé y el apetito con el que se levante, la edad que tenga y los ritmos de las siestas, así como el ritmo de la familia. Por ejemplo, Júlia, con 7 meses se levanta con poco apetito, cuando pasa en torno a una hora u hora y media nos sentamos a desayunar, si esperamos más, ya tiene sueño y no suele comer bien.

¿Para todos los bebés debe ser lo mismo? NO, en absoluto. Como he mencionado antes, se deben tener en cuenta muchos factores. Pero lo más importante es respetar el ritmo del bebé. Entendiendo que necesita más tiempo para comer y las prisas no son buenas para nadie y menos con la alimentación.

Hay bebés que directamente desayunan en las escoletas, así que asegúrate de que sean desayunos saludables. Por lo que respecta a texturas, lo más probable es que aun haciendo BLW en tu casa, en estos centros la textura sea triturada, por varios motivos, pero sobre todo por seguridad.


COMIDA

¿Cuál es la mejor hora para comer a medio día? La que tengas tú. Obviamente, si son las 15,30 de la tarde y el bebé no ha comido desde hace mucho tiempo, posiblemente no sea la mejor hora. Sin embargo, tampoco es imprescindible que coman a las 12. En muchos centros escolares, los horarios suelen ser estos por el tiempo que se emplea en comer y la cantidad de comensales o turnos. ¿En casa debe ser así? Desde mi punto de vista no. Un horario apto para adultos y bebés, ¿13? ¿13.30? Claro está que depende del horario laboral y si se puede compaginar.

Nosotros en casa hemos estado probando el mejor horario y tras pruebas e ir observando el comportamiento y las siestas, hemos tomado la decisión de que la mejor hora para todos son las 13.30/13.45. A veces como sola con Júlia y a veces el papá come con nosotras.


MERIENDA

Cuando por fin vamos aumentando las ingestas aparece la merienda como la nueva opción de incluir alimentos, y solemos ofrecer fruta. Bien, perfecto! El horario suele ser bastante variado en cuanto a la merienda se refiere, pero las familias suelen ofrecerlas sobre las 16/17, alimentos ligeros y saludables, y ciertamente es un momento ideal para la fruta. En nuestro caso hace como una semana que hemos introducido esta ingesta, no a diario y según apetito, y siempre fruta, fresquita y con este calor es acierto total.


MERIENDA CENA O CENA TEMPRANA

En cambio, si queremos ofrecer una merienda cena, que podamos hacerla toda la familia sin problema, quizá la mejor hora sea en torno a las 19.00. Entonces, ¿baño antes o después? No hay problema en bañar al bebé después de la merienda-cena, siempre y cuando el baño sea relajante para el bebé. Con esto me refiero a que, a ciertas horas debemos bajar el ritmo para que el bebé vaya entendiendo que va siendo hora de ir a dormir, si bañamos y por tanto, relajamos al bebé y después cena, quizá lo estemos estimulando demasiado. Podemos invertir el proceso y observar el comportamiento.


¿Y si cena el bebé y después nosotros? Esta es una decisión que como familia deberéis adoptar, pero los dietistas-nutricionistas, fomentamos las ingestas en familia. Creemos que ayuda a configurar unos hábitos de alimentación y vida saludables. Se puede llegar a un horario que venga bien a todos, y una vez el bebé esté dormido, ya tenemos tiempo de pareja!



Observar al bebé es vinculante para poder determinar los horarios, respetando los ritmos de él o ella y de la familia. 
Ingestas en familia nos permiten adquirir hábitos de alimentación y vida. 
Comer y cenar temprano ayuda a toda la familia en general

Referencias:

Jiménez, A.I., Martínez, R.M., Velasco, M., Ruiz, J. De lactante a niño. Alimentación en diferentes etapas. Nutr. Hosp. vol.34 supl.4 Madrid 2017

Naylor AJ, Morrow AL (eds.). Developmental Readiness of Normal Full Term Infants to Progress from Exclusive Breastfeeding to the Introduction of Complementary Foods. Reviews of the Relevant Literature Concerning Infant Immunologic, Gastrointestinal, Oral Motor and Maternal Reproductive and Lactational Development. En: ResearchGate [en línea] [consultado el 01/06/2020]. Disponible en:

https://www.researchgate.net/publication/234679668_Developmental_Readiness_of_ Normal_Full_Term_Infants_To_Progress_from_Exclusive_Breastfeeding_to_the_Introduction_of_ Complementary_Foods_Reviews_of_the_Relevant_Literature_Concerning_Infant_Immunologic

Palmer DJ, Prescott SL, Perkin MJ. Early introduction of food reduces food allergy – Pro and Con. Pediatr Allergy Immunol. 2017 May 1;28(3):214-21.


Lydia Micó Pascual

Dietista-Nutricionista